Google Fonts | La mejor manera de sacarle provecho a esta herramienta

Google Fonts es un directorio de Google donde podemos encontrar fuentes para uso web de licencia libre. Te hablamos sobre cómo sacarle el máximo partido a esta herramienta y por qué utilizarla.

Las fuentes o las tipografías que utilizamos en la redacción de textos en nuestra web o blog afectan directamente a la experiencia que tienen los usuarios. Es un factor clave en las decisiones que pueden tomar los clientes potenciales al entrar en nuestra web.

Los colores, la fuente o el tamaño son elementos que suponen una diferencia y que pueden combinarse para conseguir un resultado profesional y que nos traerá más beneficios a nuestro negocio.

Qué es Google Fonts

En esta plataforma encontrarás fuentes de uso libre para usarlas en la web de tu negocio. No tendrás problemas de compatibilidad y podrás escoger entre una variedad muy amplia de estilos.

Otra de las características de Google Font es que podrás comprobar la velocidad de carga de cada una de las fuentes y así escoger la que se adapte mejor a las necesidades de tu web. Podrás escoger entre más de 800 opciones de tipografías.

Qué tener en cuenta a la hora de escoger una fuente en Google Fonts

El tamaño de la fuente

El tamaño que escojamos para redactar nuestros contenidos es vital. Debemos combinar diferentes tamaños para resaltar títulos u otros puntos importantes y al mismo tiempo debemos escoger un tamaño no demasiado grande pero sí cómodo de leer para los bloques grandes de texto.

A través de los diferentes tamaños jerarquizamos el contenido de nuestra web, dándole más importancia o resaltando las partes que nos interesa que los usuarios lean primero.

La legibilidad

A la hora de escoger una fuente para usarla en nuestra web debemos pensar en la legibilidad del texto. Hay tipografías que pueden resultarnos muy atractivas, sean porque tienen una apariencia que encaja con nuestros servicios o sea por gusto personal, pero debemos evitar fuentes que sean poco legibles.

Lo más sencillo es lo mejor en estos casos. Las fuentes estilo Sans Serif son las más indicadas para la lectura web.

El color

El color es un elemento muy importante a tener en cuenta. No solo el color de la fuente sino también el color de fondo. Debemos evitar los colores brillantes. Un básico que nunca va a fallar es el texto negro sobre fondo blanco, pero también depende del diseño de nuestra web.

El espaciado

El espacio entre letras, palabras y líneas es muy importante para facilitar, una vez más, la legibilidad a los usuarios. Hay que dejar respirar a las palabras y escoger bien dónde y cómo colocamos los bloques de texto.

Poner grandes bloques de texto, donde los puntos y a parte no sean visibles puede hacer que el usuario no se moleste en leerlo. Pero si separamos el texto en bloques más pequeños facilitamos la lectura.

Google Fonts es una herramienta muy útil para diseñar tu web de la forma más eficaz para conseguir una mayor experiencia para los usuarios y prolongar las visitas de estos dentro de tu sitio.

No dudes en pasarte por nuestro blog para seguir leyendo sobre marketing digital y diseño de webs corporativas.

Entradas recientes

¿Tienes una pregunta o quieres más información?

Rellena este formulario y nos pondremos en contacto contigo enseguida.

¿Tienes una pregunta o quieres más información?